Blog
La transformación digital para el sector financiero

Cuáles son los beneficios de la transformación digital para el sector financiero.

La transformación digital para el sector financiero y otras industrias ya no es opcional. Antes de entrar en pánico, consulte nuestra guía para establecer una exitosa transición a la nueva era digital.

El término de transformación no es nuevo y durante décadas ha cambiado su conceptualización e impacto en la sociedad, actualmente el término se refiere a la adopción inmediata de tecnologías digitales para evolucionar como empresa y alcanzar nuevos niveles de servicio.

En el segmento del sector financiero, la transformación digital literalmente ha transformado la forma en la que el negocio opera, reinventándose a pasos agigantados y finalmente centrando sus objetivos estratégicos en el cliente, con innovación y acceso casi ilimitado a volúmenes de datos que se aprovechan para la toma de decisiones.

Las capacidades de cómputo y la interacción con las tecnologías exige que las empresas evolucionen para beneficiarse de los avances tecnológicos, pero este cambio requiere por lo general ayuda de un tercero que incorpore tecnologías digitales emergentes sin desestabilizar la base tecnológica ya existente.

Al respecto, hemos desarrollado una guía rápida de capacidades que las empresas deben de considerar para ser exitosas en la transición que supone la integración de tecnologías digitales, que no debe de ser confundida con modernización digital, ya que ésta supone únicamente la actualización de infraestructura y tecnologías legadas sin favorecer la integración a distintos ecosistemas financieros o comerciales.

Beneficiarse de la explotación de datos.

Si bien se sabe que la explotación de datos en conocimiento es el principal activo de las empresas, resulta muy difícil identificar los indicadores clave que permitan tomar decisiones alineadas con la estrategia actual del negocio, y que además se encuentran en una curva constante de cambios asociados a las necesidades del cliente y del entorno.

Si bien se sabe que la explotación de datos en conocimiento es el principal activo de las empresas, resulta muy difícil identificar los indicadores clave que permitan tomar decisiones alineadas con la estrategia actual del negocio, y que además se encuentran en una curva constante de cambios asociados a las necesidades del cliente y del entorno.

Si su empresa u organización se encuentra en este nivel de madurez, es necesario prestar atención en asesorarse con un experto para transicionar de forma correcta, sin sucumbir a adoptar tecnología que resuelve parcial o emergentemente la operación a corto plazo.

La única constante en la nueva era digital ¡es el cambio!.

Efectivamente, cambiamos y nos adaptamos para sobrevivir, desde los orígenes de la humanidad nos hemos adaptado al cambio con innovación, y el sector financiero ha encontrado su mejor exponente con las tecnologías digitales. Gracias a ello, las fintech, se han posicionado en menos de una década como la alternativa a un modelo que se creía incapaz de cambiar; la banca tradicional únicamente innovaba a favor de la propia organización y era el cliente el que se tenía que adaptar. Hoy la satisfacción y experiencia del cliente lo es todo, las empresas deben de esforzarse en innovar y ofrecer productos y servicios de alto valor y personalización a un menor precio.

Una mayor digitalización permite conocer cuáles son los puntos más relevantes de la experiencia del cliente y replicar los resultados en las diversas plataformas, para cubrir las necesidades de los clientes en un menor tiempo y captar nuevos clientes. Es importante destacar que la primera experiencia del cliente determina la permanencia y fidelidad del mismo.

La unión hace la fuerza

La mejor forma de establecer prioridades e inversiones en tecnologías emergentes es a través de alianzas que nutran el ecosistema comercial y de servicio, y para lograrlo es necesario integrar empresas de tecnología que ayuden a diversificar las tareas, tanto administrativas como de análisis, sin tener que destinar recursos para realizarlas de manera interna.

Miedo al cambio y obsolescencia tecnológica

La arquitectura tecnológica debe permitir la habilitación de las nuevas capacidades digitales. El miedo al cambio es real, mucha de la tecnología en el sector financiero fue integrada a través de los años y al pasar las décadas, muchos de los sistemas legados estaban tan instaurados en la operación que cualquier cambio supone un deterioro o vulnerabilidad de las capacidades operativas y técnicas, es mejor dejar las cosas como están a menos que sea estrictamente necesario realizar cambios a la arquitectura.

Por otro lado, muchas empresas surgieron con la oportunidad que las tecnologías digitales ofrece, criptomonedas, , blockchain, NFC, tarjetas virtuales, QR, etc. son solo un ejemplo de la integración de tecnologías. Mientras que otras empresas adaptaron las tecnologías para competir y adaptarse, estas empresas son las que suponen el mayor reto para la nueva era digital.

Asesorarse es la mejor estrategia

Contar con asesoría desde la estrategia de transformación digital, hasta la implementación de los proyectos digitales emergentes, es vital para la supervivencia de las empresas; las nuevas tecnologías han propiciado la interacción casi indivisible entre personas y sistemas informáticos, la transformación digital utiliza el análisis de grandes volúmenes de datos, inteligencia artificial, analítica avanzada, biometrías, cibersegridad, disponibilidad continua, etc.

En Moneta somos facilitadores de estrategias para sacar provecho a las nuevas tecnologías y lograr el nivel de madurez que su empresa necesita para montarse en la ola de la nueva era digital.

¡Nuestros consultores están listos para guiarlo en esta transición!